* Multilingual Content *

De peregrinación en Madre de Dios: empezando a caminar hacia la minería artesanal sostenible

Durante su reciente visita a Perú, el Papa Francisco se reunió con líderes indígenas y condenó los peligros que amenazan tanto a la población de la Amazonía como a los bosques. Destacó la minería ilegal de oro, factor importante de la deforestación. El interés de la prensa mundial en el mensaje papal ya pasó, pero ¿qué queda para los que trabajan por mejorar el sector de la minería artesanal?

 

El Papa Francisco se reunió con líderes indígenas, incluyendo a Yesica Patiachi quien pertenece al pueblo Harakbut, uno de los tres grupos étnicos más importantes de la región de Madre de Dios (Foto: Presidencia del Perú, Creative Commons via Flickr

 

 

“Francisco, amigo, es amazónico” coreó una multitud de cerca de 80 000 personas reunidas bajo una temperatura ardiente de 36 grados.

 

Ellos celebraban la visita del Papa Francisco a la ciudad peruana de Puerto Maldonado. La ciudad yace en el corazón de la selva amazónica, en la región de Madre de Dios, y es conocida en el Perú como “la capital de la biodiversidad”. Personas locales y grupos de indígenas de Perú, Brasil y Bolivia dieron la bienvenida al Papa Francisco con los brazos abiertos y una emoción incontrolable. 

 

Mientras los pobladores gritaban con entusiasmo en el campus de un instituto local, el Papa sostuvo una audiencia con unos 3 500 líderes indígenas amazónicos. Durante una reunión sin precedentes, el Papa Francisco y los indígenas conversaron sobre los temas que afectan a los pueblos amazónicos y al medio ambiente.

 

“Hemos de romper con el paradigma histórico que considera a la Amazonía como una despensa inagotable de los Estados sin tener en cuenta a sus habitantes – Papa Francisco.”


El Pontífice de 81 años, quien se ha pronunciado anteriormente sobre temas ambientales, expuso crudas verdades, dijo que la Amazonía está disputada por intereses poderosos, incluyendo a las industrias extractivas y forestales que buscan explotar sus recursos o deforestar sus tierras para promover la agricultura a larga escala.

 

Condenó la distorsión de políticas de conservación que no toman en cuenta a las personas que habitan en los bosques. Habló del sufrimiento de las adolescentes y mujeres esclavizadas en manos de mafias que trabajan con impunidad en los pueblos y campamentos mineros de la Amazónia.

 

Y, ominosamente, para quienes trabajamos en el sector de la minería artesanal y en pequeña escala (MAPE), denunció la minería ilegal como la causa tanto de la degradación ambiental como de la trata de personas en la región de Madre de Dios, nombre que paradójicamente alude a la “Madre de Dios”.
 

 

Grandes problemas, grandes ganancias

 

La minería ilegal de oro es de hecho la fuente de los mayores problemas ambientales y sociales en Madre de Dios. Esto conlleva a deforestaciones masivas, suelos y agua contaminados con químicos tóxicos como el mercurio, afectando inclusive a la mayoría de comunidades aisladas. 

 

El Ministerio de Energía y Minas del Perú reporta que la región Madre de Dios produjo 12 millones de gramos de oro en el 2017. Esto es aproximadamente 9% de la producción de oro del país que no es insignificante teniendo en cuenta que Perú es el sexto mayor productor del mundo. Así como lo informó recientemente el Washington Post, la minería en Madre de Dios es un “gran negocio.”

 

Mientras el gobierno ha destruido cientos de campamentos ilegales y ha iniciado investigaciones para combatir la trata de personas, las autoridades no han podido parar las operaciones ilegales ni el daño que ocasionan. 


Existe una comunidad global de personas que creen que la MAPE puede ser distinta a lo que vemos en Madre de Dios: un motor para el desarrollo sostenible local. Trabajamos hacia ello a través de diálogos, políticas públicas, apoyo técnico y otras muchas maneras.
 

 

 

 

 

El Papa viajó a la región Madre de Dios (el pin rojo) en el corazón de la selva amazónica. Haga click en la imagen para expandirla (Imagen: Google maps)

 

 

 

Pero la realidad del reto de la minería ilegal de oro en Madre de Dios es desalentadora, aún para el defensor más optimista de la MAPE. 


“Realmente escuchó lo que le dijimos”

 

Fue con esta situación como telón de fondo que el Papa Francisco llegó a Madre de Dios para encontrarse con los líderes indígenas. 

 

Hubo mucha actividad en preparación de su visita. Los líderes indígenas escribieron cartas (texto en español) y videos dónde resaltaban sus mayores preocupaciones, incluyendo cómo la minería ilegal de oro está dañando el bienestar de las personas y los bosques. 

 

Muchos llegaron con poca esperanza de ser escuchados; la intensidad y lo exhaustivo de las conversaciones que tuvieron de Francisco, los tomó por sorpresa.

 

El Instituto Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo (IIED por sus siglas en inglés) y los socios de la Fundación Amazonas Sostenible (FAS por sus siglas en portugués), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, así como diversas organizaciones indígenas, fueron los co-organizadores de un taller con líderes indígenas el día después de la visita del Papa. El objetivo era reflejar el mensaje del Papa y extraer conclusiones y prioridades para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la Amazonía. 


A lo largo del día, era claro que los participantes aún estaban conmovidos por los sucesos del día anterior.

 

“Él realmente escuchó lo que le dijimos,” afirmó Yesica Patiachi, líderesa del pueblo Harakbut, uno de los principales grupos étnicos en Madre de Dios.

 

Los líderes que nos acompañaron mencionaron que la mezcla de ser escuchados y tener a alguien con una voz tan influyente que hable de sus preocupaciones de manera tan exhaustiva, y con tanta preocupación, los ha fortalecido. Estaba claro que algo muy significativo había sucedido. Pero, ¿algo cambiará?
 

 

¿Qué pasará después?


A pesar de la cobertura de los medios de comunicación peruanos y los diversos discursos que siguieron, el riesgo es que el entusiasmo por generar cambios desaparezca, las personas se sientan desanimadas y las practicas dañinas continuen inpunes.

 

Pero también hay razones para tener esperanza.

 

“El reconocimiento y el diálogo serán el mejor camino para transformar las históricas relaciones marcadas por la exclusión y la discriminación” – Papa Francisco. 

 

Nuestro taller se benefició de la apertura y disposición a colaborar y establecer las prioridades comunes que los líderes indígenas presentaron. No hay duda que sus energías renovadas fueron resultado del reconocimiento global que el Papa generó para las temáticas de los pueblos amazónicos.

 

Después de nuestro taller, visitamos Amarakaeri – una reserva natural gestionada conjuntamente por comunidades nativas y el gobierno peruano. Los pobladores indígenas viven en la reserva, la protegen y dirigen pequeñas empresas, tales como la recolección de castañas, para obtener ingresos. 


Mientras recorríamos el rio Madre de Dios hacia la reserva, les hablé a nuestros anfitriones sobre los planes del IIED y de sus aliados de organizar un proceso de diálogo sobre la MAPE en la Amazonía que pueda ayudar a movilizar a diferentes actores para enfrentar el daño causado por la minería ilegal de oro. También les comenté que aunque exista actividad ilegal y criminal ligada con la minería de oro, también existen muchas personas involucradas que solo buscan ganarse la vida.

 

Para mi sorpresa, ellos respondieron con una lluvia de ideas y sugerencias como aprender de las técnicas ancestrales de hacer minería; tener en cuenta las estructuras sociales de las comunidades a fin de que no se corrompan por el oro; y establecer un fondo para que las ganancias provenientes de la minería beneficien a las comunidades. Como alguien en el taller dijo, hemos pasado de las protestas a las propuestas. 

 

Me parece que si aquellos que se ven más afectados por la minería ilegal de oro ya están dando lo mejor de sí en un dialogo que apenas empieza, podríamos estar ya en un buen punto de partida.  

 

 

Gabriela Flores (gabriela.flores.zavala@gmail.com) es especialista en comunicaciones y asociada senior del IIED. 
 

 

Gallery


View a collection of photos from the visit of Pope Francis to the Amazon, his discussion with indigenous peoples, and the Amarakaeri nature reserve in the gallery below.

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

CATEGORIAS
Please reload

ANTIGOS
Please reload