* Multilingual Content *

Mujeres en la ciencia: igualdad de género y los desafíos de la profesión

Para celebrar el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de la Amazonía (SDSN Amazonía), secretariada por la Fundación Amazonía Sostenible (FAS), destaca el trabajo de mujeres científicas del Panel Científico por la Amazonía (SPA), grupo de más de 200 investigadores que está realizando un trabajo pionero para evitar la destrucción del bosque tropical más grande del mundo.


Este jueves (11) se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. La fecha fue proclamada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el fin de destacar los principales logros de las mujeres en el área, además de animar a las generaciones más jóvenes a seguir una carrera científica. Como en muchos otros campos profesionales, el camino de la ciencia suele ser más difícil para las mujeres. En todo el mundo, aún enfrentan desafíos que van más allá de los laboratorios, como la falta de reconocimiento y la sobrecarga de servicios domésticos y de cuidados familiares.

Los obstáculos son aún mayores para los científicas que trabajan en la Amazonía, una región vasta y poco conocida, donde el clima y el medio ambiente son adversos, sin mencionar la falta de estructura y recursos para la investigación. Sin embargo, a pesar de tantas barreras, las mujeres han hecho historia, liderando estudios y colaborando en el desarrollo de la ciencia y el conocimiento, que son esenciales para la conservación del bosque en pie.

Algunos de estos ejemplos se pueden ver en el Panel Científico por la Amazonía (SPA), coordinado por la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (SDSN). La iniciativa internacional está integrada por cientos de investigadores, muchos de ellos mujeres, responsables de recopilar todo el conocimiento científico ya producido en la selva amazónica y proponer formas para evitar su destrucción. Este trabajo dará como resultado el primer informe científico realizado para toda la Cuenca Amazónica y sus biomas, programado para el segundo semestre de este año.

La representatividad importa

Con investigaciones enfocadas en las áreas de manejo de recursos y recuperación forestal, la bióloga boliviana Marielos Peña Claros es una de las científicas integrantes del Comité Directivo Científico del SPA. Para ella, ser parte del panel es una oportunidad para colaborar por el desarrollo sostenible de la Amazonía y garantizar la representación femenina en la iniciativa. “El papel de la mujer en la ciencia es importante. La mujer aporta una visión diferente de los hombres, diferentes cuestionamientos, además de una facilidad para formar y trabajar en equipo, buscando incluir a personas de todo tipo”, destaca la investigadora. “El Panel Científico por la Amazonía ha tenido mucho cuidado de tener representación femenina tanto en los grupos de trabajo como en el Steering Committee (Comité Directivo, en inglés)”, agrega.

Profesora del Departamento de Ecología y Gestión Forestal de la Universidad de Wageningen en Holanda, Marielos investiga el manejo de los bosques tropicales, con énfasis en la investigación ecológica para definir las mejores prácticas. Su trabajo también abarca el estudio de la recuperación forestal luego de impactos humanos, como la tala, y los tratamientos silvícolas que aceleran este proceso. La motivación para convertirse en científica provino del deseo de trabajar en laboratorios, utilizando equipos como el microscopio. El sueño se hizo realidad, pero vino con muchos desafíos que enfrentan las mujeres del área. Uno de ellos, según ella, es ser minoría en la mayoría de los espacios que ocupaba, además de necesitar demostrar sus habilidades en una carrera casi siempre desigual. “La mujer tiene que demostrar que puede, mucho más que un colega de la misma edad. Siempre hay que hacer más, demostrar más ”, dice.

La realidad vivida por Marielos ha ido cambiando en los últimos años, pero aún queda un largo camino por recorrer para lograr la igualdad de género en la ciencia. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), menos del 30% de los investigadores en todo el mundo son mujeres. Para la científica boliviana, algunas iniciativas pueden - y ya están - contribuyendo a estimular la participación femenina. Como ejemplo, cita premios para mujeres científicas, para jóvenes investigadoras de países en desarrollo. También destaca la importancia de incluir la ciencia en los medios de comunicación, dar visibilidad a la investigación de mujeres científicas en escuelas y universidades, e incluir mujeres en espacios de evaluación, como juradas en las tesis de maestría y doctorado.

Realidad brasileña

En Brasil, las mujeres corresponden aproximadamente al 40% de los investigadores que declararon tener un doctorado en la Plataforma Lattes, según una encuesta realizada por Open Box of Science. Esta aparente equidad de género enmascara la realidad aún desigual al considerar las distintas áreas del conocimiento: en las ciencias exactas y de la naturaleza, ellas corresponden al 31% de los investigadores, y en ingeniería, solo el 26% del total. Para la científica brasileña Luciana Vanni Gatti, investigadora del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), el sexismo en la ciencia afecta principalmente el avance profesional y la ocupación de puestos de liderazgo.

“Es muy difícil para las mujeres sobresalir”, dice la científica. “Cuando se ve el número de hombres y mujeres en puestos destacados, en puestos de decisión en la ciencia, se ve claramente cuánto machismo existe en el área en Brasil”, señala.

La investigadora cree que una de las formas de promover la igualdad de género y la participación femenina en la ciencia es la creación de políticas que garanticen la representación en los puestos directivos de universidades, institutos de investigación, agencias de desarrollo, entre otros espacios. Y ya está trabajando para la implementación de esta propuesta en el INPE. “Empecé con mi departamento, a mis colegas les gustó y lo estamos implementando. Somos un grupo de mujeres que estamos preparando una carta para que el INPE la adopte y la idea es enviar esta carta también a la FAPESP (Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de São Paulo). Creo que tenemos que lograr este cambio ”, destaca.

Luciana es miembro del Panel Científico por la Amazonía como autora principal del Grupo de Trabajo de Interacciones Biosfera-Atmósfera. Licenciada en Química y Doctora en Ciencias, trabaja en investigación en el área de cambio climático, enfocada en comprender el papel de la Amazonía en la emisión/absorción de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y el efecto de las variables climáticas sobre estos balances.

Trabajando en la región desde 1998, habla sobre los desafíos de estudiar el bosque tropical más grande del mundo. “La primera dificultad para hacer ciencia en la Amazonía es que la Amazonía es gigante. El acceso es muy difícil. Todo es remoto, es difícil llegar ”, explica. Además de la vastedad y diversidad de la región, todavía hay una baja apreciación de la ciencia en Brasil, situación que se ha ido agravando en los últimos años, dice Luciana. “Hay una clara lucha contra la ciencia, una clara devaluación de la ciencia. Y ningún país evoluciona sin ciencia. Hoy en día todo lo que tenemos depende del conocimiento científico generado. Ignorar la ciencia es condenar al país al atraso. Y esto es aún más complicado en relación a la Amazonía, porque la región enfrenta una ostensible destrucción ”, advierte.

Voz femenina en la Amazonía colombiana

Considerada una de las mayores autoridades en estudios sobre incendios y ecología del paisaje en la Amazonía colombiana, la geógrafa Dolors Armenteras también tuvo que luchar contra los obstáculos de ser investigadora en un país donde la ciencia carece de recursos, además de enfrentar el sesgo de género para ser escuchada por su colegas y la comunidad científica. Catalana nacida en un pequeño pueblo cercano a Barcelona, ​​vive en Colombia desde 1998, y es pionera en el monitoreo de la biodiversidad mediante datos satelitales en el país. Actualmente es profesora de la Universidad Nacional de Colombia, donde fundó el Grupo de Investigación en Ecología del Paisaje y Modelado de Ecosistemas (Ecolmod).

Dolors siempre ha tenido una pasión por los bosques, los paisajes y los deportes al aire libre, como el montañismo. Tenía el deseo de conocer los bosques tropicales y aplicar sus habilidades analíticas para conservar la naturaleza. En la academia, encontró un espacio donde podía hacer preguntas y buscar respuestas. Como científica, ahora tenía una voz que no puede ser silenciada. Hoy, la investigadora trabaja en el Panel Científico por la Amazonía, liderando el grupo de trabajo “Causas de la Deforestación, Degradación de los Bosques, Incendios y sus Impactos”. El Panel amplió aún más el alcance de su discurso en defensa del bosque. “La oportunidad de tener voz para el desarrollo de la Amazonía es muy importante”, destaca.

En el SPA, la investigadora también está contribuyendo a resaltar las diferencias interregionales en la Amazonía. “La gente piensa que la Amazonía es Brasil. Este es un gran desafío. La Amazonía está compuesta por otros ocho países con diferencias políticas, sociales, económicas”, señala. “Tenemos que reconocer estas diferencias, así como reconocer las similitudes. Y aportar soluciones”, añade.

Para Dolors, lo más difícil de ser una mujer en la ciencia es siempre ser cuestionada y tener que lidiar con el famoso mansplaining , término que se usa para describir episodios en los que los hombres explican cosas obvias a las mujeres, a menudo en un tono condescendiente, como si no fueran intelectualmente capaces de comprender. Para que estas situaciones sean cada vez menos comunes, la científica cree que es necesario que haya cambios en la educación básica, deconstruyendo los estereotipos de género que afectan las elecciones profesionales de niñas y niños, incluso en la infancia.

También, es necesario romper otras barreras estructurales. La investigadora cita iniciativas para facilitar el día a día de las madres estudiantes, que a menudo enfrentan el triple de horas de trabajo, alternando actividades académicas, cuidado infantil y mercado laboral. También destaca la importancia de crear convocatorias de financiación de proyectos de investigación específicos para mujeres, para garantizar un mayor equilibrio en el número de trabajos publicados por hombres y mujeres. “Las mujeres son la mitad de la población y nuestro papel debería ser el mismo que el de los hombres. La representación debe ser la misma. Esto tiene que suceder con el tiempo. Los jóvenes científicos están rompiendo cada vez más estas barreras ”, comenta, y destaca que se necesita menos discurso y más práctica. "Llegaremos a la igualdad de género cuando una científica no sea noticia por ser mujer", concluyó.

Científico de la Amazonía

La geógrafa y líder del grupo de trabajo "Políticas de conservación y desarrollo sostenible para la Amazonía" del SPA, Ane Alencar, dice que las mujeres tienen una visión más amplia y más hábil de algunas cuestionamientos científicos complejos. Aboga por una mayor contratación de mujeres en el área científica reforzando la importancia de una visión femenina.

“Para las niñas que quieran incursionar en la carrera científica, les sugiero que estudien cada vez más, sigan sus sueños y no limiten sus sueños. Cualquier mujer puede descubrirse científica y puede ser ganadora del Premio Nobel en el área, no temas aprender o preguntar, porque una buena científica hace preguntas”, dijo.

Ane Alencar realizó su maestría en la Universidad de Boston (EE.UU.) Y doctorado en la Universidad de Florida, también en EE.UU. Actualmente es directora de Ciencias en el Instituto de Investigación Ambiental del Amazonas (IPAM), además de liderar el Proyecto Anual de Mapeo de Uso y Cobertura Terrestre en Brasil (MapBiomas), una iniciativa multi institucional que involucra a universidades, ONGs y empresas tecnológicas, unidas para contribuir a la comprensión de las transformaciones del territorio a partir del mapeo anual de cobertura y uso del suelo. Es una de las pocas especialistas brasileñas en estudios con fuego. Comenzó a estudiar la ciencia del fuego debido a la deforestación y el cambio climático, especialmente en la Amazonía. También ha participado en varios estudios que crearon Unidades de Conservación (UC) en la Amazonía.

“Estoy feliz de poder aportar con mis colegas por medio de la ciencia a la región en la que nací, la Amazonía, y lo que más me motiva en mi área de actividad es el hecho de conservar este patrimonio ecológico, cultural e inmaterial. Creo que es un propósito muy especial en mi vida. Estudié algo que me gusta, respondiendo preguntas que me parecen interesantes, haciendo ciencia y ayudando a mejorar o proponer alternativas para un mejor aprovechamiento de los recursos naturales ”, dice Alencar.

Acerca de SDSN Amazônia

La SDSN Amazonía es una red vinculada a la ONU y gerenciada por la Fundación Amazonía Sostenible (FAS) que tiene como objetivo integrar a los países de la Cuenca Amazónica, involucrando a universidades, organizaciones no gubernamentales, centros de investigación, instituciones gubernamentales y privadas, organizaciones multilaterales y sociedad civil para promover la resolución práctica de problemas para el desarrollo sostenible de la región.


CATEGORIAS
ANTIGOS